Archivos de la categoría ‘gastronomía’

Jorge Ripa, presidente del Club Gourmet Mendoza, exclamó: "¡El valor agregado que tiene Mendoza son los buenos vinos, y los vinos son impagables!"

Jorge Ripa, presidente del Club Gourmet Mendoza, exclamó: “¡El valor agregado que tiene Mendoza son los buenos vinos, y los vinos son impagables!”

El Club Gourmet Mendoza realizará esta noche su encuentro mensual de octubre con una cena en la Bodega Casarena de Luján de Cuyo. Fue fundado el día 03 de Junio de 1998, por un grupo de amigos amantes de la buena cocina y del buen vino, que decidieron reunirse una vez por mes para degustar exquisitos platos, beber los mejores vinos y compartir gratos momentos juntos.

El paso del tiempo, las ideas intercambiadas y sugerencias aportadas, fue haciendo de este Club un importante generador de grandes cambios y mejoras en la gastronomía mendocina.

Es por ello que el Club cuenta con un sistema de votación anónima, entre sus miembros, que se realiza cuando el encuentro ha finalizado donde se hace un exhaustivo análisis, otorgándole un puntaje a cada plato y cada Vino o Espumante degustado.

Club GourmetEl resultado de ello es, que al finalizar el año se realiza una cena, con invitados especiales y periodistas de Mendoza, donde se premia a las mejores Cocina Gourmet y Regional y a los mejores vinos, en un segmento, que va desde Vinos Blancos, Tintos Premiun y Super Premiun, Vinos iconos y Espumantes de cada Bodega.

Se trata de una institución sin fines de lucro, donde cada uno de sus integrantes, abona una membresia y su tarjeta a cada cena, salvo que sean invitados por el Restaurantes o la Bodega. Rige los destinos de la institución una Comisión que esta integrada por un Presidente, Secretario, Coordinador y Tesorero. El objetivo de los integrantes del club, es ayudar, colaborar, dar ideas, sugerencias, pero sobre todo promocionar a la gastronomía de Mendoza y buscar ante todo la excelencia de sus platos y fomentar a nuestros vinos, emblema de Mendoza al mundo.

“Apostamos a que, la gastronomía de Mendoza sea reconocida y valorada como son los exquisitos vinos que nuestra tierra nos da”, afirma Jorge Ripa, presidente de la entidad.

Jerome Constant, titular de Anna Bistró -en el centro- recibe del Club Gourmet Mendoza un reconocimiento.

Jerome Constant, titular de Anna Bistró -en el centro- recibe del Club Gourmet Mendoza un reconocimiento.

En diálogo con Noticias de Cuyo, Ripa afirmó: “El club Gourmet es un grupo de amigos que se junta desde hace 17 años todos los meses. Visitamos con una suerte de promocionar y difundir los lugares la gastronomía y los vinos de Mendoza”.

“Somos amigos -agregó- que nos juntamos para difundir, promocionar, y disfrutar. Disfrutamos la vida, nos gusta la gastronomía, nos gustan los vinos de Mendoza, y bueno, este grupo de amigos se consolidó y mes tras mes va conociendo distintos lugares como una asociación sin fines de lucro”.
“Nosotros no tenemos ningún lucro, esto hay que resaltarlo, porque generalmente todos los clubes venden algo.
Nosotros no vendemos nada”, resaltó.

Jorge Ripa, presidente del Club Gourmet,  un verdadero sibarita mendocino, difusor de la gastronomía local y los buenos vinos de la región.

Jorge Ripa, presidente del Club Gourmet, un verdadero sibarita mendocino, difusor de la gastronomía local y los buenos vinos de la región.

“Mendoza tiene muy buenos promotores y muy buenos difusores de los vinos y la gastronomía, hoy la gastronomía de Mendoza se impulso fuertemente a través de los vinos. No tendríamos tan buena gastronomía en Mendoza si no existieran tan buenos vinos. Entonces eso lo tenemos que explotar. Los vinos de Mendoza están considerados como entre los mejores del mundo, somos la Octava Capital del Mundo del Vino, todo eso conjuga un espacio donde nosotros lo que hacemos es disfrutarlo, y después lo promocionamos, lo difundimos”, explicó.
“Creo que el enoturismo y la enogastronomía hace que se vayan promocionando ciertos lugares, ciertas zonas como las de Valle de Uco, lugares de una excelencia y de un nivel reconocido internacionalmente. Creo que todo eso hace hoy a la gastronomía que tenemos”, sostuvo.
Ripa, informó: “El Club es algo muy sencillo, principalmente somos un grupo de amigos, somos 30, en nuestra página webhttp://www.clubgourmetmendoza.com.ar/ está toda la integración de los componentes que conformamos este club. Generalmente los lugares nos eligen a nosotros, nos piden que vayamos, concurrimos, buscamos una bodega que nos patrocine, tenemos muy buena difusión y prensa porque todos los meses en nuestros encuentros nos juntamos también con periodistas, que son amigos, que son parte y que se han integrado (N de la R nos sentimos reconfortados en ser invitados y participar en muchos de estos encuentros). Y eso es lo que hace el club, ¡Difundir!No vende nada”.
“En algunos casos, nos encontramos y cenamos en una bodega que tiene su restaurant, y en otras, vamos a un restaurant y llevamos los vinos de una bodega determinada. Nosotros en cada lugar que vamos -y pagamos una tarjeta con un menú determinado- lo elegimos esto durante todo un mes, lo vamos trabajando, el valor de la tarjeta varía mucho de acuerdo al lugar, los vinos generalmente no representan el valor que realmente se cobra en ese lugar, porque es una atención que generalmente hacen esos lugares. Considerar que llevamos 17 años reuniéndonos, por eso tiene valores muy diferentes, pero el promedio que se paga es generalmente lo que en cualquier lugar se abona por una buena cena. Lo que pasa que disfrutamos además de vinos de alta gama, y eso es impagable, es lo invalorable, eso es lo que le da ese valor agregado que tiene cada cena”, apuntó.

Gauchesco Wines recibiendo del Club Gourmet Mendoza un reconocimiento. "Disfrutar, promocionar y difundir la buena gastronomía y los vinos de Mendoza: ese es el objetivo del Club Gourmet", afirmó ssu presidente, Jorge Ripa.

Gauchesco Wines recibiendo del Club Gourmet Mendoza un reconocimiento. “Disfrutar, promocionar y difundir la buena gastronomía y los vinos de Mendoza: ese es el objetivo del Club Gourmet”, afirmó su presidente, Jorge Ripa.

Y en ese sentido, Jorge Ripa exclamó: “¡El valor agregado que tiene Mendoza son los buenos vinos, y los vinos son impagables!”.
“Cada paso de nuestra cena es con un vino distinto, y un postre con un espumante, al igual que la recepción de acuerdo al restaurante, a cada lugar, y a la bodega con la que se marida esa cena. Vamos promocionando bodegas”, por ejemplo participamos en Anna Bistró con los vinos de Gauchesco Wines, y en ese sentido Ripa sobre esos vinos afirmó: “Nos sorprendieron, no venden en el mercado interno y se quieren promocionar, pero están en 21 países. Esto es ir promocionando y difundiendo bodegas, como en este caso, que no son muy conocidas dentro de nuestro mercado interno. Y ese es nuestro objetivo, promocionar y difundir”, puntualizó este verdadero sibarita mendocino.

El Guefilte Fish al horno, con Jreim, un clásico de la cocina judía.

El Guefilte Fish al horno, con Jrein, un clásico de la cocina judía.

El Guefilte Fish (pescado relleno según su traducción del idish) es tal vez la comida más tradicional y conocida entre los platos de la comunidad judía askenazi, es decir proveniente del centro y oriente de Europa (Rusia, Polonia, Alemania, y aledaños). Se sirve en dos versiones: al horno y hervido.
Para preparar el Guefilte Fish hacen falta varias variedades de pescado, especialmente de río, desespinado y bien molido. En caso de que enla pescadería no te lo den molido, lo compras el filet (sin espinas) y lo procesás. Se procesa también unas cebollas crudas.

Guefilte Fish hervido

Guefilte Fish hervido

Se calcula aproximadamente 250 gramos por comensal, por lo tanto para 12 personas hacen falta unos 3 kilos de pescado de varias variedades, por ejemplo dorado, boga, trucha, sábalo y merluza (este último si bien es de mar conjuga bien en la mezcla).
Toda esta mezcla se coloca en un recipiente, y se le agregan 6 huevos; sal a gusto; un buen toque de pimienta; otro tanto de azucar; unos 400 centímetros cúbicos de soda; 300 gramos de miga de pan blanco remojada en agua (puede ser pan lactal) y hay que apretar bien la miga para sacarle el resto del agua; y unos 200 gramos de pan rallado (Para Pesaj -Pascuas Judías- como no se puede comer pan, se reemplaza por harina de matzemail). Finalmente le agregamos cebollitas picadas y sofritas, hasta que estén bien doraditas.

Los "panes" de Guefilte Fish ya horneados en budineras de papel de aluminio descartables.

Los “panes” de Guefilte Fish ya horneados en budineras de papel de aluminio descartables.

Una vez que hemos agregado todos los ingredientes empezamos a mezclar todo con nuestras manos, y hacer una especie de masa uniforme. En el “amasado” (tiempo, esfuerzo y amor) está uno de los secretos de que todo quede bien amalgamado. La mezcla tiene que quedar ‘soft’, porque si queda muy compacta el resultado final va a ser un masacote.
Una vez que tenemos esta preparación, la armamos para “Horno” formando una especie de “pan”, colocándolo en una asadera -yo utilicé recipientes de aluminio descartable como para budín inglés- y arriba le ponemos un chorrito de aceite para que se dore. Cuando logre ese punto, se prueba pinchando con un cuchillo y si su hoja sale seca, ya esta listo. Se puede comer caliente…o servirlo frío.
Para la versión “Hervido”, con la mezcla se preparan como bolitas o albondigas del tamaño de las palmas de nuestras manos, y se ponen a hervir en un caldo que se puede hacer con los restos de pescado -si nos sobra- o preparamos uno de cubito, al que le agregamos algunas zanahorias peladas (es importante esto porque después vamos a cortarlas en redondeles y ponerlas encima de cada bolita). Este se sirve caliente, ya sea con el caldo, o en algunos casos se lo rocía con el líquido.
Si decidimos hacer ambas versiones, generalmente se sirve una rodaja del de Horno y una bolita del Hervido, y se acompaña con Jrein.

Sueter y su tema: Comiendo Guefilte Fish

El Jrein es un aderezo que marida perfectamente con el Guefilte Fish, nacieron el uno para el otro. Es una preparación

Guefilte Fish recién salido del horno.

Guefilte Fish recién salido del horno.

picante a base de ralladura de raíces de rábanos, meclada con remolacha, que le da un color particular entre rojo y púrpura, que a algunos -ahora que se puso de moda el ‘tilingo’ sushi- les hace recordar al picante wasabi.
Platos emblemáticos si los hay, con recetas de la ‘idishe mame’, o de la bobe…y en este sentido va mi homenaje a quienes consulté para esta elaboración: a mi hermana Mary (que lo hace con la receta como lo cocinaba mi vieja Emilia) y a mi tía Lala (que a los 93 años lo sigue cocinando riquísimo)…¡A disfrutarlo!

tabla de langostinos

Los langostinos son los reyes de los mariscos, y además de sabrosos, son fáciles de preparar, su precio se acercó a un buen corte de carne, y jerarquizan nuestra mesa.

"Los langostinos o lancostadae son una categoría comercial de crustáceos decápodos del suborden Dendrobranchiata, son nadadores clasificados en el infraorden Caridea, de color rosado con vetas amarronadas y caparazón semiduro. Su longitud es de entre 12 y 15 centímetros. Se los encuentra en los mares de todo el mundo..." (Fuente Wikipedia).

“Los langostinos o lancostadae son una categoría comercial de crustáceos decápodos del suborden Dendrobranchiata, son nadadores clasificados en el infraorden Caridea, de color rosado con vetas amarronadas y caparazón semiduro. Su longitud es de entre 12 y 15 centímetros. Se los encuentra en los mares de todo el mundo…” (Fuente Wikipedia).

Esta Nochebuena cociné este plato, y lo quiero compartir porque es una buena idea para preparar en la cena de Año Nuevo, o en cualquier ocasión para festejar un encuentro.
Nuestro plato lo podríamos llamar como en Brasil: Camarão à palito; o Gambas a la Milanesa; o en el refinado francés: Crevettes panées…pero el nuestro lo denominaremos en criollo: ¡Langostinos apanados!.

Los langostinos pelados son fáciles de procesar y el resultado final es excelente.

Los langostinos pelados son fáciles de procesar y el resultado final es excelente.

Yo los compré directamente pelados y limpios, a $130 el kilo, y en esa medida entran entre 30 y 40 (según su tamaño), lo que nos permite una entrada tibia, abundante, rendidora, y con su toque gourmet.
Luego de descongelarlos los enjuagé correctamente en agua fría y los coloqué en un colador como los de pastas.
De allí húmedos (pero no chorreando) los ubiqué en un plato hondo, y los espolvoreé con un poco de sal fina y apenas un toquecito de pimienta negra, y los revolví bien a mano limpia.

Ponemos las diferentes "estaciones" en fila y lo preparamos paso a paso: el crustaceo pelado y lavado salpimentado; la harina; el huevo; y el pan rallado.

Ponemos las diferentes “estaciones” en fila y lo preparamos paso a paso: el crustáceo pelado y lavado salpimentado; la harina; el huevo; y el pan rallado.

En otro plato hondo (los pongo en fila paso a paso según la preparación) va un plato de harina. Yo pongo de a cuatro “langostinos por estación”.IMG_0455 Aprovechando la humedad del crustáceo, se enharina vuelta y vuelta.
El siguiente plato hondo va con tres huevos, que los bato bien con un tenedor y sólo le agrego un poco de sal fina. Una vez que el marisco está con la harina, los sumerjo en el amarillo elemento y nuevamente vuelta y vuelta para que se embeba bien.
IMG_0456El próximo plato hondo lo llenamos de pan rallado. Otra vez vuelta y vuelta, pero acá le damos unos golpecitos para que el rebozador quede absolutamente unido al langostino como un elemento uniforme, pero sin pegarle cachetazos como a una milanesa de bola de lomo ya que nuestro marisco es dócil y si no lo tratamos bien, se puede romper.
En el paso siguiente los acomodamos en otro plato (o fuente) y si tenemos tiempo lo enviamos a reposar en la heladera, lo que nos permitirá que gane en consistencia.

Fritanga de langostinos: momento cumbre de esta preparación. El aceite tiene que estar bien caliente y hay que freirlos por tandas procurando que no se peguen entre sí y que queden bien cubiertos por el aceite. Tienen que quedar dorados, crujientes por fuera y suaves por dentro: ¡Delicia!

Fritanga de langostinos: momento cumbre de esta preparación. El aceite tiene que estar bien caliente y hay que freirlos por tandas procurando que no se peguen entre sí y que queden bien cubiertos por el aceite. Tienen que quedar dorados, crujientes por fuera y suaves por dentro: ¡Delicia!

Luego lo freímos en aceite bien caliente. Lo hacemos por tandas, procurando que el aceite cubra bien la preparación. La cocción es rápida (no más de 3 minutos aproximadamente) hasta que queden bien doraditos -no quemados- lo que permitirá un estado crujiente por fuera, y por dentro con esa delicadeza un tanto ‘soft’ propia del langostino.
Al sacarlo del aceite lo dejamos escurrir, y lo ponemos en un plato con rollo de cocina -por arriba y abajo- para que absorba bien lo que le quedó de aceite y se sirvan bien sequitos. Una vez que retiramos las servilletas de papel (puaj) los pinchamos uno a uno con escarbadientes de madera (si son largos mejor) y lo emplatamos. Yo utilicé una tabla de madera ideal para una picadita.

Un secreto: es indispensable una vez sacados de la freidora y escurrirlos, colocarlos en hojas de rollo de cocina para que el papael termine de abosorber el aceite y que no queden brillantes.

Un secreto: es indispensable una vez sacados de la freidora y escurrirlos, colocarlos en hojas de rollo de cocina para que el papael termine de abosorber el aceite y que no queden brillantes.

En una de las puntas coloqué tres pequeños recipientes con salsas. Yo utilicé una ChimiNesa (a la mayonesa le mezclé un poco de chimichurri, logrando sabor pero sin que pique, a la vez que la mayonesa le da consistencia); Salsa Golf; y Salsa Caesar. Pero también se puede sugerir otros aderezos como Salsa Tártara, mayonesa común, algunsa salsita a base de queso, o Salsa de Soja.
Como hubiese dicho doña Petrona: “Un puema!!!”.
Oscar Pinco

El Chef y su obra: Langostinos apanados, listos para servir. Un plato cuya elaboraación no es complicada, es rendidor, exquisito, los comensales se alborotan, sus paladares nos agradecen, y le damos el toque gourmet que nuestra mesa merece.

El Chef y su obra: Langostinos apanados, listos para servir. Un plato cuya elaboraación no es complicada, es rendidor, exquisito, los comensales se alborotan, sus paladares nos agradecen, y le damos el toque gourmet que nuestra mesa merece.